COLABORA CON EL TRABAJO DE CROSE PARA AYUDAR A LAS FAMILIAS AFECTADAS POR EL TERREMOTO

Desde el día siguiente del terremoto del 12 de enero, CROSE ha movilizado cerca de doscientos voluntarios con el objetivo de brindar acciones de ayuda a la población afectada del departamento: levantamiento de información sobre viviendas destruidas, levantamiento de datos sobre grupos solidarios y puesta en marcha de comités de vecinos en diferentes zonas de la ciudad, registro de eventos, propuestas de acciones de intervención, apoyo al Programa Mundial de Alimentos (PMA) en la distribución de la comida y la puesta en práctica de unidades móviles de salud en la ciudad.

Si quieres colaborar con el trabajo de CROSE pincha aquí

sábado, 27 de febrero de 2010

El Sudeste tras el terremoto

El último informe de la Dirección de Protección Civil del Sudeste (DPC) da cuenta de 432 personas muertas, 565 heridas, 14 desaparecidas y 39.334 familias damnificadas. Estas cifras provisionales muestran que el 40,58 % de la población del Sudeste ha resultado damnificada. Más de 60.000 personas han llegado a la región del Sudeste provenientes de la capital. (fuente: investigación de CROSE).

La ayuda empieza a organizarse mejor en el departamento entre las instancias locales e internacionales. La DPC ha elaborado un documento titulado « Necesidades identificadas en el Sudeste tras el terremoto del 12 de enero» que señala las necesidades nutricionales y materiales para el conjunto de las personas damnificadas. Además, se ha creado una base de datos que agrupa informaciones clave de todas las instancias implicadas en la distribución de la ayuda.

La estructura de coordinación de la ayuda ha puesto en marcha clusters o grupos de trabajo: OCHA (Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios) y las autoridades locales (delegación de la Alcaldía) con la participación de las organizaciones locales e internacionales.

Estos clusters coordinan la ayuda en torno a las siguientes temáticas : gestión de los campos de personas sin hogar, salud, tiendas, seguridad alimentaria, agua y saneamiento, rehabilitación inmediata, educación, protección y seguridad.

En la villa de Jacmel se han contabilizado 51.676 personas que viven en la calle, a través de 519 grupos solidarios (fuente: investigación de CROSE).

Tras varias noches de lluvia, finalmente la Alcaldía y CROSE han instalado tiendas para las familias damnificadas en el terreno del Instituto Pinchinat y en Wolf, respectivamente.

En el Sudeste la distribución de la ayuda se centra principalmente en la villa de Jacmel, mientras la población de las zonas rurales empiezan a impacientarse. La gente tiene hambre y la vida está tardando en retomar su curso habitual. El precio de los productos importados de primera necesidad ha subido. Por ejemplo, en Thiotte, un saco de arroz de 25 kg que costaba 950 gourdes antes del terremoto, se vende hoy a 1.450 gourdes. Desde el lunes 8 de febrero, la mayoría de los bancos comerciales han vuelto a abrir sus puertas.

La Dirección Departemental de Educación Nacional y de Formación Profesional ha anunciado la reapertura de las aulas este lunes 8 de febrero, para las comunas menos afectadas por el terremoto. Esta decisión concierne a: Belle-Anse, Grand-Gosier, Thiotte y Anse-à-Pitre. A pesar de ello, casi ninguna de las escuelas de estas comunas ha comenzado a funcionar porque los padres no tienen todavía suficientes medios económicos para enviar a sus hijos a la escuela. A esto se añade el miedo post-terremoto. En las restantes comunas de la región del Sudeste, la reapertura de aulas será el próximo 1 de marzo, según una decisión del Ministerio de Educación Nacional y Formación Profesional. Falta saber si esta decisión es aplicable, teniendo en cuenta la falta de infraestructuras para acoger al alumnado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada